Meteoros, meteoritos e impactos

   Un meteoro es una brillante línea de luz en el cielo (una "estrella fugaz") producida por la entrada de un pequeño meteoroide en la atmósfera terrestre. Si observas con un cielo oscuro y despejado seguramente verás unos cuantos por hora en una noche normal; durante una de las anuales lluvias de meteoros puedes llegar a ver hasta unos 100 por hora. Los meteoros muy brillantes se conocen con el nombre de bólidos (o "bolas de fuego", fireballs en inglés); si ves uno, por favor, envía un informe.

   Las lluvias de meteoros pueden ser muy impresionantes. Las famosas líneas de la obra de Samuel Taylor Coleridge, The Rime of the Ancient Mariner (La oda del viejo marinero; Nota del Traductor: traducción muy libre, lo siento):

The upper air burst into life! ¡El aire se encendió a la vida!
And a hundred fire-flags sheen, Y centenares de banderas de fuego brillaron,
To and fro they were hurried about! ¡De un lado a otro con urgencia!
And to and fro, and in and out, Y de un lado a otro, y de dentro a fuera,
The wan stars danced between. Las pálidas estrellas danzaron.
And the coming wind did roar more loud, Y el viento soplaba con más fuerza,
And the sails did sigh like sedge; Y las velas suspiraban como los juncos;
And the rain poured down from one black cloud; Y la lluvia cayó desde una nube negra;
The Moon was at its edge. La Luna estaba en su borde.
podrían estar inspiradas en la lluvia de meteoros de las Leónidas de la que fue testigo en 1797.

   Los meteoritos son pedazos del sistema solar que han caído a la Tierra. La mayor parte proviene de asteroides, incluyendo unos pocos que se cree que provienen concretamente de 4 Vesta; otros pocos probablemente provienen de los cometas. Una pequeña cantidad de meteoritos han mostrado que tienen un origen lunar (15 hallazgos) o marciano (13).

   Se cree que uno de los meteoritos marcianos, conocido como ALH84001 (izquierda), muestra evidencias de antigua vida en Marte.

   Aunque los meteoritos puedan parecer sólo unas rocas aburridas, son extremadamente importantes debido a que los podemos analizar a fondo en nuestros laboratorios. A parte de los pocos kilos de rocas lunares traídos por las misiones Apollo y Luna, los meteoritos son nuestra única evidencia material del universo más allá de la Tierra.

Tipos de Meteoritos
Sideritoprincipalmente hierro y níquel;
parecido a los asteroides de tipo M
Litosideritomezcla de hierro y material rocoso como los asteroides de tipo S
Condrita
(litito)
la mayor parte, con diferencia, de meteoritos se encuentran en esta clase;
parecido en composición a los mantos y cortezas de los planetas terrestres
Condrita Carbonácea muy parecido en composición al Sol pero sin volátiles;
parecido a los asteroides de tipo C
Acondritaparecido a los basaltos terrestres;
los meteoritos que se creen originarios de la Luna y Marte son acondritas

   "Caído" significa que el meteorito fue avistado mientras caía del cielo. "Hallado" significa que el meteorito no fue avistado sino que fue encontrado después de su caída. Alrededor del 33% de los meteoritos son caídas presenciadas. La siguiente tabla es del libro de Vagn F. Buchwald. Se incluyen todos los meteoritos conocidos (en total 4660, pesando un total de 494.625 kg) en el periodo 1740-1990 (excluyendo los meteoritos encontrados en la Antártida).

Estadísticas de Meteoritos
Tipo Caídos % Hallados % Peso Caídos Peso Hallados
Lititos 95,0 79,8 15.200 8.300
Litosideritos 1,0 1,6 525 8.600
Sideritos 4,0 18,6 27.000 435.000

   Una gran cantidad de meteoroides entran en la atmósfera terrestre cada día, totalizando varios cientos de toneladas de material. Sin embargo, casi todos son muy pequeños, sólo unos pocos miligramos cada uno. Solamente los grandes llegan a alcanzar la superficie para convertirse en meteoritos. El mayor meteorito encontrado (Hoba, en Namibia) pesa 60 toneladas.

   El meteoroide medio entra en la atmósfera a una velocidad entre 10 y 70 km/s. A menos que sea muy grande, éste se frena rápidamente hasta unos pocos cientos de km/hora debido a la fricción atmosférica y golpea la superficie de la Tierra con muy poca fanfarria. En cambio, los meteoroides por encima de unas pocas toneladas se frenan muy poco; solamente los grandes (afortunadamente escasos) dejan un cráter.

   Un buen ejemplo de lo que ocurre cuando un pequeño asteroide impacta contra la Tierra es el cráter Barringer (también llamado Meteor Crater) cerca de Winslow, Arizona. Lo formó hace unos 50.000 años un siderito de unos 30-50 metros de diámetro. El cráter tiene unos 1200 metros de diámetro y 200 metros de profundidad. Hasta ahora se han identificado unos 120 cráteres de impacto en la Tierra (ver abajo).

   Un impacto mucho más reciente ocurrió en 1908 en una remota región deshabitada de Siberia occidental conocida como Tunguska. El impactor tenía unos 60 metros de diámetro y probablemente consistía en un montón de trozos débilmente unidos. En constraste con el suceso del cráter Barringer, el objeto de Tunguska se desintegró completamente antes de llegar al suelo y, por tanto, no se formó ningún cráter. En cambio, todos los árboles en un área de 50 kilómetros a la redonda fueron derribados. El ruido de la explosión se oyó en Londres, a medio camino de la otra punta del mundo.

   Probablemente, hay al menos 1.000 asteroides de más de 1 km de diámetro que cruzan la órbita de la Tierra. Uno de estos choca con la Tierra cada 300.000 años, en promedio. Los asteroides más grandes son menos numerosos y los impactos son menos frecuentes, pero ocurren a veces y con consecuencias desastrosas.

   El impacto de un cometa o asteroide del tamaño de Hephaistos o del SL9 fue seguramente el responsable de la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. El objeto dejó un cráter de 180 km, hoy enterrado bajo la jungla cerca de Chicxulub, en la península del Yucatán (derecha).

   Cálculos basados en el número de asteroides observados sugieren que deberíamos esperar la formación en la Tierra de unos 3 cráteres de 10 km o más cada millón de años. Estos cálculos están en buen acuerdo con los registros geológicos. Es más difícil calcular la frecuencia de los impactos mayores, como el de Chicxulub, pero uno cada 100 millones de años parece una cifra razonable.

   Aquí se muestran propuestas razonables sobre las consecuencias de impactos de diferentes tamaños:

Diámetro del Impactor (metros)Energía (megatones)Intervalo (años) Consecuencias
de 'The Impact Hazard' (El daño del impacto), por Morrison, Chapman y Slovic, publicado en Hazards due to Comets and Asteroids (Daños producidos por cometas y asteroides)
< 50 < 10 < 1 meteoros en la alta atmósfera; la mayor parte nunca llegan a la superficie
75 10 - 100 1.000 Los sideritos forman cráteres como el Meteor Crater; los lititos producen explosiones en el aire como en Tunguska; los impactos en tierra destruyen un área del tamaño de una ciudad
160 100 - 1.000 5.000 los sideritos y lititos llegan al suelo; los cometas producen explosiones en el aire; los impactos en tierra destruyen un área del tamaño de una gran superficie urbana (Nueva York, Tokio)
350 1.000 - 10.000 15.000 los impactos en tierra destruyen un área del tamaño de un estado pequeño; los impactos en el océno producen pequeños tsunamis
700 10.000 - 100.000 63.000 los impactos en tierra destruyen un área del tamaño de un estado mediano (Virginia); los impactos en el océno producen grandes tsunamis
1.700 100.000 - 1.000.000 250.000 un impacto en tierra levanta polvareda a escala global; destruye un área del tamaño de un estado grande (California, Francia)

Más acerca de los Meteoritos

Cuestiones Pendientes

  • ¿Podemos rastrear el origen de los diversos tipos de meteoritos hasta un asteroide madre?
  • ¿Era un cometa o un asteroide lo que causó el cráter de Chicxulub en el Yucatán (y probablemente provocó la extinción de los dinosaurios)?
  • ¿Conseguirá Spacewatch suficientes fondos para alcanzar su meta de identificar todos los asteroides cercanos a la Tierra potencialmente peligrosos?
  • ¿Encontraremos más trozos de Marte en la Antártida?

Nota

Esto es lo que el Presidente de los Estados Unidos Bill Clinton dijo acerca del descubrimiento de evidencias de vida en un meteorito de Marte:
"Vale la pena contemplar cómo hemos llegado a este momento de descubrimiento. Hace más de 4000 millones de años este trozo de roca formaba parte de la corteza original de Marte. Después de millones de años se separó de la superficie y empezó un viaje de 16 millones de años a través del espacio que acabaron aquí en la Tierra. Llegó con una lluvia de meteoros hace 13.000 años. Y en 1984, un científico americano de una misión anual del gobierno de EEUU en busca de meteoros en la Antártida lo encontró y lo recogió para su estudio. Fue la primera roca recogida ese año -- la roca número 84001.

Hoy, la roca 84001 nos habla a través de todos esos millones de años y de kilómetros. Nos habla de la posibilidad de vida. Si este descubrimiento se confirma, seguro que será uno de los más impresionantes entresijos de nuestro universo que la ciencia haya revelado jamás. Las implicaciones son tan profundas e inquietantes como pueda imaginarse. Aunque, como promete, conteste algunas de nuestras más antiguas preguntas, también planteará otras aún más fundamentales.

Continuaremos escuchando atentamente lo que nos tenga que decir mientras continuamos en la búsqueda de respuestas y de conocimiento que es tan antigua como la humanidad misma, a la vez que esencial para el futuro de nuestra gente."